Blog

Se negó a abandonar el servicio de urgencias, a pesar de que dos agentes se ofrecieron a llevarlo al lugar donde el paciente agonizaba. Tendrá que pagar una indemnización de 100.000 euros a la familia de la víctima, según confirma el Supremo.